El estrés térmico se convierte en un problema acuciante en Rusia

Por extraño que parezca, Rusia no es ajena al estrés térmico en la producción ganadera y esto se debe en gran medida al calentamiento global. Los ganaderos rusos pueden utilizar varias estrategias para aliviar los problemas relacionados con el estrés térmico.

A pesar de ser percibida habitualmente como un país de clima frío, Rusia no es ajena al estrés térmico, por extraño que parezca. Es probable que este problema empiece a atraer más atención en los próximos años, ya que Rusia ha demostrado que se está calentando el doble de rápido que el resto del mundo

Calentamiento global en Rusia

En lo que respecta al clima, Rusia no es tan fría como durante la Guerra Fría. Un informe gubernamental sobre la protección del medio ambiente afirma que las temperaturas en Rusia se han calentado 0,42°C por década desde 1976, es decir, el doble de rápido que la tendencia de calentamiento global de 0,17°C. Algunos científicos expresan su preocupación por que este ritmo se acelere en el futuro. Entre otras cosas, el año pasado fue un «récord» en cuanto a la propagación de incendios forestales en varias partes de Rusia, lo que se cree que está relacionado con los cambios meteorológicos extremos, según demostró una investigación realizada por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica: «Hace tiempo que se habla del cambio climático y, de hecho, la temperatura media anual del aire en Rusia ha superado sistemáticamente la norma en los últimos 20 años. Los meses de verano se asocian cada vez más a temperaturas anormalmente altas, sequía, incendios forestales, humo y problemas de salud. Esto ocasiona daños masivos en la agricultura», según la investigación realizada por un grupo de científicos del Instituto Panruso de la Industria de Procesamiento de Aves de Corral

Vaga comprensión de lo que es el estrés térmico

Los científicos descubrieron que se observa un aumento anormal de la temperatura del aire en muchas regiones de Rusia central, como las repúblicas de Bashkortostán, Tatarstán, Mari El, Chuvashia, Udmurtia y Mordovia, así como en las regiones de Orenburgo, Volgogrado, Samara, Sarátov, Uliánovsk, Cheliábinsk y Kurgán, y en todas las regiones del sur. Sin embargo, el problema del estrés térmico en Rusia no está recibiendo la atención adecuada. Cuando se les pidió que explicaran sus métodos de gestión del estrés térmico, algunos agentes del mercado admitieron que sólo tenían un conocimiento vago del mismo

Otros afirman que, en su opinión, el estrés térmico no es un problema al que merezca la pena prestar especial atención: «Situada en su mayor parte en la parte septentrional del hemisferio norte, Rusia tiene un clima suave y frío; por tanto, el efecto del calor en la producción avícola no es sustancial. El mayor reto proviene de la calefacción y la ventilación adecuadas en los periodos de otoño, invierno y primavera», comenta Albert Davleyev, presidente de la agencia consultora rusa Agrifood Strategies.

Métodos rentables

Según explica Davleyev, en la parte central del país, donde se encuentra la mayoría de los productores avícolas domésticos, el número de días calurosos con temperaturas superiores a los 30°C (86F) no supera las 3 ó 4 semanas de mayo a septiembre. El resto del periodo, las temperaturas del aire se mantienen dentro del rango de 20-25°C (62-88F). «Por esta razón, el desafío del estrés por calor no es tan agudo como en muchos otros países. Sin embargo, la industria local, especialmente los integradores de pollos de engorde situados en el sur de Rusia e incluso en Siberia, donde el clima es más continental, utilizan una combinación de diversas técnicas [para hacer frente a este problema]», afirma Davleyev. «El método más popular, eficaz y que ahorra costes es aumentar el flujo de aire en un gallinero hasta un mínimo de 2 metros por segundo. La instalación de microaspersores de agua nebulizada también es muy eficaz, aunque más cara, ya que requiere un equipo especial y un mayor consumo de agua. Algunas granjas reducen el suministro de pienso a las manadas cuando hace calor», añade Davleyev.

Gestión de la alimentación

«Los cambios en el suministro de alimentos son, de hecho, un método popular para hacer frente al estrés por calor en las regiones del sur», coincidió el doctor Nikolay Buryakov, jefe del Departamento de Alimentación y Cría de Animales de la Institución Educativa Estatal Federal de Enseñanza Superior. «Los productores ven que el estrés por calor está repercutiendo en el comportamiento de los animales, en su ingesta de alimentos y en su capacidad de emparejamiento, entre otras cosas, y señalan que hay que prestar cada vez más atención a garantizar que las condiciones de temperatura sean óptimas»

«Rusia es un país septentrional con un clima frío, por lo que en la producción de pollos y cerdos se gasta más dinero en la protección contra el frío que en la protección contra el calor del verano. En verano, las altas temperaturas son un problema, sobre todo en las regiones del sur de la Rusia europea, donde el calor puede no remitir por la noche. En estos casos, la mortalidad en las explotaciones avícolas y porcinas puede aumentar entre un 5 y un 7%. El aumento de peso también disminuye entre un 5 y un 10%», estima Andrey Dalnov, jefe del centro de conocimientos industriales del banco ruso Rosselhozbank. Banco ruso Rosselhozbank

Las soluciones de alimentación tienen una imagen controvertida

«Los ganaderos rusos son algo reacios a utilizar aditivos alimentarios para hacer frente al estrés por calor», declaró al medio local MilkNews Vadim Barnev, director técnico de la división de ganado del distribuidor ruso de aditivos alimentarios Mustang Feeding Technologies, «debido al estrés por calor, las vacas no tienen apetito. Los animales consumen sobre todo pienso concentrado, lo que provoca una disminución del pH del rumen y su acidificación

Una de las formas de prevenirlo es utilizar mezclas tampón para optimizar el pH. La segunda es utilizar diversos extractos de hierbas para aumentar la ingesta de alimentos por parte de los animales expuestos al estrés térmico. Además, los productores ofrecen diversas sustancias biológicas: probióticos y cepas. Sin embargo, desde el punto de vista de la alimentación, ninguno de estos métodos está respaldado por la ciencia», afirma Barnev

Mitigar el impacto del estrés térmico

El enfriamiento físico se considera la forma más eficaz de combatir el estrés térmico en Rusia: «Es imposible mitigar el impacto del estrés térmico en el organismo por cualquier medio químico. Algunos productores afirman que sus productos pueden ayudar a reducir la temperatura corporal. Algunas personas creen que las vacas pueden refrescarse comiendo determinadas hierbas. ¿Por qué lo creen? Nadie lo sabe Hay mucha especulación en este campo, pero es importante entender que estas soluciones no tienen ningún fundamento probatorio», dice Barnev

Productos no probados disponibles en el mercado

El principal problema es que en el mercado ruso hay muchos productos de este tipo sin propiedades probadas, comentó un portavoz de la empresa ganadera rusa que no quiso ser nombrado: «En la mayoría de los casos, las empresas [rusas] utilizan aditivos para piensos que combaten el estrés térmico como característica secundaria. Hay mucha desinformación en el mercado cuando los proveedores locales de vitaminas, aminoácidos, probióticos y fitógenos afirman que sus productos, junto con otros beneficios, pueden combatir el estrés térmico. Esto es muy confuso y puede llevar a una situación en la que un agricultor esté seguro de que en su instalación ya se aborda esta cuestión, cuando en realidad no es así», añade la fuente

Mayor demanda de ácidos orgánicos

Sin embargo, se cree que la creciente concienciación sobre el estrés térmico impulsará la demanda de algún tipo de aditivos para piensos en Rusia: «Casi todos los productores de aves de corral eligen o utilizan tanto ácidos orgánicos, como el láctico, el propiónico, el cítrico, el fórmico, etc., como fármacos no orgánicos, como el ácido acetilsalicílico y el paracetamol, administrándolos a través de sistemas de bebida. El concentrado combinado más popular es Clim Thermo, producido en Rusia, que contiene ácidos sаlicílico, malónico y ámbar, hidrocitrato de potasio, citrato de dihidrógeno de sodio e hidromalonato de potasio», afirma Davleyev.

Uso de la betaína

«El problema del estrés térmico es relevante, especialmente en el sur. Las empresas que venden aditivos para piensos basados en ácidos orgánicos destacan que los ácidos orgánicos añadidos al sistema de digestión no sólo protegen contra la microflora patógena, sino que también protegen contra el estrés térmico», comenta Lyubov Burdienko, directora comercial de la agencia consultora rusa EMEAT, y añade: «Recientemente, la betaína se ha utilizado estacionalmente para combatir el estrés térmico. La betaína tiene dos funciones esenciales en el organismo de los animales: es un osmoprotector y un donante de grupos metilo en el proceso de transmetilación. La betaína ayuda a mantener la hidratación celular. Se suele utilizar clorhidrato de betaína porque, económicamente, es el más justificado», afirma Burdienko.

Lucha contra el cambio climático

Los expertos rusos sugirieron que el país podría emprender algunas medidas en el ámbito agrícola destinadas a frenar el calentamiento global, con el fin de proteger a los ganaderos de problemas más importantes relacionados con el estrés térmico en el futuro: «A diferencia de los países con mayor uso de la tierra, Rusia puede tomar medidas preventivas en previsión de un mayor calentamiento. Las tierras agrícolas de las regiones septentrionales, que por una u otra razón no se utilizan ahora, pueden conservarse para su posible explotación más adelante. En los suelos pobres, se pueden restaurar los bosques. Los bosques y los parques mitigan los efectos del calor en los alrededores», afirma Dalnov. «La restauración de las zonas verdes puede distinguir favorablemente a nuestro país de otros grandes exportadores de productos agrícolas, que a menudo siguen cortando árboles para aumentar la producción de alimentos en zonas libres de bosques», concluye Dalnov.